Monstruos y animales en la narrativa de Gustavo Roldán

“MONSTRUOS Y ANIMALES EN LA NARRATIVA DE GUSTAVO ROLDÁN”
CRISTINA PIZARRO

CAJJ1ZU0

CAYMNMUU

las-pulgas

portada-vuelo-sapo_med

ruido

RESUMEN:
El propósito de este trabajo es abordar el tratamiento de la presencia de monstruos y animales en algunos de los textos narrativos de la obra del escritor argentino Gustavo Roldán.
El punto de partida está inserto en la importancia que tiene la voz narrativa en el texto a través de su polifonía y galaxia de significados, el significado de la figura del animal en la ficción destinada a los niños y el valor simbólico de la figura de los monstruos como coadyuvantes de la construcción del lector, en tanto potencian el entorno lúdico, favoreciendo los procesos cognitivos y afectivos.
En el desarrollo del trabajo, se analizarán algunas obras y se sugerirán algunas propuestas didácticas y de producción de textos.

Palabras claves:
Monstruos- animales- lengua- símbolo-mito-

INTRODUCCIÓN

En este artículo me propongo considerar cómo se entretejen en la narrativa de Gustavo Roldán el mundo real de los animales del monte y los seres fantásticos que pueblan la imaginación del hombre y conviven en nuestra vida cotidiana. Asimismo me interesa destacar la amalgama que se produce entre el lenguaje poético y la lengua coloquial que pervive a través de la oralidad de los pueblos en la prosa ‘roldaniana’ de eximia maestría.
Para ello, tomaré, como anclajes, algunas premisas relacionadas al símbolo y al mito, basadas en teorías filosóficas y antropológicas, con la finalidad de insertarlas en el campo educativo.
El corpus literario elegido está integrado por los siguientes textos narrativos. Como si el ruido pudiera molestar, El vuelo del sapo, Las pulgas no andan por las ramas, Dragón y Bestiario.
Ofreceré algunas sugerencias para elaborar propuestas destinadas a los niños fundadas en la dicotomía mito/razón, así como también la relevancia de lo estético que valora la vivencia y el lenguaje metafórico.

ACERCA DEL SÍMBOLO

Mi intención es mencionar sólo algunos aspectos de la concepción del símbolo, asociada a la interpretación de los textos narrativos que nos ocupa, ya que nos pueden brindar un valioso aporte para comprender la importancia de incluir una lectura simbólica al repertorio destinado a los niños.
Jean Chevalllier dice en la Introducción al Diccionario de los símbolos:
“La expresión simbólica traduce el esfuerzo por descifrar y dominar un destino que se le escapa a través de las oscuridades que lo envuelven” (15)
“El símbolo lleva más allá de la significación, necesita de la interpretación y ésta de una cierta predisposición” (19)
“El mito aparecería como un teatro simbólico de luchas interiores y exteriores que libra al hombre en la vía de su evolución, en la conquista de su personalidad. El mito condensa en una sola historia una multitud de situaciones análogas, más allá de sus imágenes agitadas y coloreadas como dibujos animados, permite descubrir tipos de relaciones constantes, es decir, estructuras.”(20)
“La percepción del símbolo excluye, pues, la actitud de simple espectador y exige una participación de actor. El símbolo sólo existe en el plano del sujeto, pero sobre la base del plano del objeto” (21)
Entendemos pues que por su carácter dinámico, el símbolo es de orden exploratorio, pluridimensional, en donde se integran a modo de síntesis, los contrarios. Tiene una función pedagógica y terapéutica, socializante, trascendente, trasformadora. Ello nos invita a propiciar un pensamiento simbólico establecido en una lectura interpretativa.
En el cuento “Nadie es más grande que su sombra” en Como si el ruido pudiera molestar, estamos ante la presencia de un lenguaje coloquial, impregnado del plano de la oralidad, que presenta matices del territorio fantástico y de la realidad. Conviven sapos y jaguares con dragones en el monte chaqueño. El sapo habla con el piojo para destacar la peligrosidad de los dragones frente a los jaguares. El sapo narrador describe los dragones por el tamaño y las llamaradas de cien metros. El sapo muestra su valentía y desafía la soberbia de los dragones a correr una carrera hasta un árbol muy alto que se veía a lo lejos y que estaba cruzando el río Bermejo. Los dragones no aceptaron sus limitaciones y como estos seres del fuego no andan por el agua, no saben nadar.
Estos seres imaginarios, emparentados con las serpientes, generan pavor y se han convertido en emblema, a través de la intención de vencerlos. Es significativo que en este cuento aparezca la mención de los dragones junto a la sombra, proyección de nuestro alter ego que alude a las zonas oscuras del alma que no queremos aceptar y vemos reflejadas en el otro. Esos dragones también son los que nos dominan interiormente, los demonios ocultos y los entes poderosos que pretenden sojuzgarnos.
*Las pulgas no andan por las ramas es una historia que realza la necesidad de ascenso ligada al tema del vuelo.
Las pulgas viven en la tierra y se meten entre los pelos de perros y gatos. La protagonista de este cuento, observa con astucia, que podría cumplir su deseo de treparse por las ramas del árbol, subiéndose por el lomo del gato.
*En El vuelo del sapo también se alude al anhelo de ser como lo pájaros que recorren las distancias por el cielo. Este sapo contador, que podría remedar al sabio chamán que cura con su palabra mágica, posee una poderosa imaginación que alcanza la magnitud del vuelo que nos remite al aire y a la construcción de ese espacio de elevación espiritual y del intelecto.
El vuelo es esa intensa búsqueda del ser por la felicidad, que como hálito vital, el sapo encuentra en contacto con los demás animales del monte: mariposas, yacarés, coatíes, piojos, pulgas, bichos colorados, ñandúes, pájaros carpinteros, tordos, calandrias, cardenales, tatúes, lechuzas, víboras, lagartijas.
En el deseo del vuelo se entreteje la ficcionalidad y se le otorga un carácter relevante a la noción de ficción emparentada al fingir /mentir. Hay un debate de tipo ético entre los animales del monte que protagonizan las distintas facetas del universo humano porque deliberan sobre la veracidad de la actuación del sapo.
La narración, como bello juego que trasunta las peripecias del sapo en sus vicisitudes, se convierte en el mejor ingrediente para demostrar la identidad de un sapo “volador”, ya que tiene la virtud de trasladarse por los territorios más recónditos de la mente.
*Dragón está constituido por un corpus de veintidós relatos, en donde predomina la prosa poética y que se amalgama con los fantasmagóricos dibujos de Luis Scafati. Este libro de extraordinaria belleza, se erige en obra capital de la literatura para niños publicada en los últimos años en nuestro país.
“En las manchas se ocultan los dragones”, cita de Derek Walcott, poeta que fuera Premio Nobel 1992. Esta cita de apertura nos traslada a la idea de que la mancha, utilizada por el psicólogo suizo Rorschach en el test proyectivo, desempeña un papel simbólico al igual que las nubes, o los aguazales en un camino. La mancha también puede decirnos que todo pasa como las nubes. Añadimos que R. M. Rilke, Cartas a un joven poeta, expresa: “Todos los dragones de nuestra vida son quizás princesas que esperan de nosotros vernos bellos y animosos. Todas las cosas aterradoras no son quizás más que cosas sin socorro que esperan que nosotros las socarramos.”
Evidentemente, lo antedicho nos anuncia que la figura del dragón es multifacética, tal como lo han entendido en las distintas culturas. No es sólo el símbolo de lo demoníaco, ya que se emparienta con la serpiente, sino también la manifestación de la omnipotencia imperial china. Esta posición de los contrarios se vislumbra entre la “Bendición de Dragón” (9) y “Maldición de dragón” (59), en: Dragón (Roldán: 2008).
“Lo distintivo está en lo siguiente: “que nunca te falte el amor”/”pero que te falte el amor”
“Los sueños de dragón” nos conducen a un periplo iniciático a través de escenas oníricas en un paisaje idílico de ríos, árboles, flores, en el que el dragón se convierte en lapacho o jacarandá. Pero aparece la serpiente de siete cabezas a la que deberá enfrentar. Luchó y luchó con sus garras y fue el fuego que se enarboló por el aire. En el vuelo, se fue debatiendo con el enemigo. Voló y se durmió. Volvió a soñar. En una estructura narrativa circular, el dragón sueña su deseo. “La serpiente se borró. Se borró de golpe, sin dejar ningún rastro de serpiente.”(19)
En “Mirada de dragón” aparece el tema del asombro, punto de partida del conocimiento.
La vital importancia que recae sobre la observación de una flor que descubren los dragones, nos sitúa en esa comunión del hombre con el universo que ama. “Y los dos sobrevuelan en grandes círculos el pico de esa montaña que acaban de descubrir y que ya sobrevolaron mil veces.”(49)
El tema de la sombra está en “Miedo de dragón”. La magia de los cambios de la sombra apabullaba a los dragones hasta que se dieron cuenta de que la sombra está siempre ligada a ellos. Como a los dragones les gusta jugar, inventaron el baile de las sombras que bailan sólo los dragones enamorados. Se reitera el tema del amor a modo de crisol de los distintos sentimientos que habitan nuestro ser.
Estos dragones de Gustavo Roldán son visionarios a través de los sueños. Conviven con yacarés, monos, hombres, jaguares, lobos, unicornios, sirenas, centauros. Los elementos aire, agua, tierra y fuego se fusionan ante la contemplación y el éxtasis que siente por la naturaleza y el misterio del universo. Juegan con las palabras, bailan con las sombras, mantienen sus secretos como tesoros escondidos, se subyugan cuando descubren un espejo, mientras van construyendo su identidad porque se ven reflejados ante esa imagen que se ve en el espejo. “Primero el dragón se confundió, porque cualquiera se confunde cuando se conoce tal como es. Después no.”(60)

SOBRE EL MITO
Aproximarse al mito implica darse cuenta de la oposición entre mito y razón, en tanto que nuestra cultura contemporánea muchas veces prioriza lo racional. Hay nuevas tendencias que buscan en la literatura y las artes una gran carga sustentada en los sueños que tienen una lógica oculta. Jean- Jacques Wunenburger en el prólogo a Qué es un mito de Hugo Francisco Bauzá, expresa que “muchos investigadores del psicoanálisis, la etnografía y la hermenéutica nos han permitido confirmar las raíces profundas de nuestras imágenes individuales y colectivas”, cita a Mircea Eliade, Claude Levi-Strauss, Gaston Bachelard entre otros.
“La racionalidad debe dar lugar una vez más a la esfera de lo imaginario, que nos permite no sólo abandonar la realidad, sino encuadrarla mediante historias ejemplares, ideales y valores que definen todas las racionalidades abstractas. No estamos hechos de una sola tela, la de la razón, sino que volvemos a tomar conciencia de que tenemos un cerebro izquierdo y un cerebro derecho, de que nos alimentamos de cifras y demostraciones, pero también e recuerdos inmemoriales, de referencias heroicas, de proyectos fascinantes para el futuro. En síntesis, el hombre es doble, hecho de racionalidad y de imaginario.” (2005:10)
Hugo Francisco Bauzá en el capítulo “El mito en nuestro tiempo: entre modernidad y postmodernidad” dice que “lo postmoderno, en cambio, abierto a la distopía, no puede ser reducido a una norma uniformadora, sino que su espectro es múltiple, centrífugo, divergente. Se trata de la oscilación que ha afectado todos los aspectos de la cultura y también, ciertamente, la lectura y el significado de los mitos: corroborar la existencia de la razón de carácter universal es aún una cuestión pendiente y, aunque parezca paradójico, el mito es un posible camino para hallarla.
La Postmodernidad se ha fragmentado al extremo de ser vista como un espejo roto, lo que propone una pluralidad de lecturas y puntos de vista, en desmedro de la lectio “pretendidamente unívoca” de los tiempos modernos en los que, tras el opacamiento de la divinidad, resurgió un antropomorfismo donde el hombre-en un desmedido anhelo fáustico-intenta erigirse en el centro de la creación”. (235-236)
Paul Diel en el prólogo a El simbolismo en la mitología griega dice: “el mito es esencialmente sintético…. es un drama humano condensado…
…nos aclaran las pasiones radicales del corazón humano… [con un sentido manifiesto y otro oculto](6)
…. es una línea de vida, una figura del futuro antes que una fábula fósil…. (9)
*Bestiario reúne historias de seres fabulosos que se instauraron a lo largo de todos los tiempos. Libro inspirado en la Historia de los animales de Claudio Eliano, la Historia Natural de Plinio el Viejo y especialmente del Libro de los seres imaginarios de Jorge Luis Borges o el Manual de Zoología fantástica, en la primera edición de éste.
Con epígrafes de Jorge Luis Borges, Dante Alighieri, Gustave Flaubert, Julio Cortázar, recorre los mitos de la Esfinge, el Minotauro, el can Cerbero, dios del Infierno, las gárgolas que bellamente ornamentan Notre Dame de Paris, entre otros.
Me interesa en esta oportunidad referirme al Minotauro por su belleza poética y a los dragones que son protagonistas de Dragón.
El relato “El Minotauro” se inicia con un epígrafe de Cortázar:”Sólo hay un medio para matar a los monstruos: aceptarlos.”(39)
Narrado en primera persona, se alude a la sombra como ‘único espejo que permite conocer mi forma’. Ese mirarse del mismo Minotauro, hijo de Pasífae y de sus amores con un toro, lo hace discurrir en su propia historia. Está encerrado en el palacio que construyó el arquitecto Dédalo como castigo por la vergüenza que siente Minos cuando nace este monstruo, fruto de una estratagema que convierte a su madre en una ternera para seducir al toro.”Fruto del desaforado amor de Pasífae yo soy la víctima, yo, el inocente, el único que pagará las culpas”. (41) Va surgiendo en el Minotauro un intenso deseo de libertad, lo cual permitirá que la identificación con este personaje sea inmediata.
Este monstruo simboliza el dominio perverso de Minos, quien, a su vez, recibe la perversidad que deviene de Pasífae. Amor culpable, deseo injusto, dominio indebido, son contenidos latentes que subyacen en la trama de la leyenda. Podemos leer este mito como un “combate espiritual contra el rechazo”
La prosa de Roldán destaca, en primer plano, aspectos de extrema poeticidad que otorga a lo épico, el rasgo de provocar en el lector un estado de asombro, curiosidad, compenetración con las grandes pasiones que se ovillan en el alma humana y que necesitamos desentrañar con el hilo de Ariadna.
Con una cita de Borges tomada de El libro de los seres imaginarios, “ignoramos el dragón, como ignoramos el sentido del universo, pero algo concuerda en la imagen que concuerda con la imaginación de los hombres” comienza el relato. Una magnífica descripción de la hora del crepúsculo a modo de eclipse, donde la sombra entenebrece el paisaje. Sombras y silencios provocan el pavor en los hombres que no saben qué hacer.
Para unos, el mundo occidental cristiano, ante la inesperada llegada del dragón, surge el horror ante el demonio, la presencia del mal en la tierra. Para otras culturas, como la china, por ejemplo, se tratará del ser que custodiará las puertas de los templos. Como ejemplo de ese ‘miedo cósmico’, al decir de Ortega, podemos leer: “…en los comienzos el hombre necesitó alguna explicación que lo tranquilizara, alguna palabra para entender lo misterioso y oscuro de la naturaleza. Alguna palabra para expresar sus miedos. Tal vez pudo encontrarla en la figura del dragón.”(22)

IMPLICANCIAS PEDAGÓGICAS Y DIDÁCTICAS

La inclusión de un repertorio de literatura en donde los protagonistas son animales no significa únicamente acercarles a los niños textos en los que encuentren protagonistas con los que identifiquen a través de meras travesuras a modo de entretenimiento, la presencia de animales y monstruos conlleva a una dimensión que va más allá del mundo de las apariencias, en tanto se une al espacio recóndito de los sueños que habitan el espacio imaginario. Para dar cabida a un horizonte que contemple el sentido de la vida como narración, sugerimos:
Adoptar una postura flexible que permita establecer un equilibrio ente mente y cuerpo, acercándose a la lectura desde el plano simbólico, que requiere de la ensoñación, la magia, el misterio en amalgama con un pensamiento lógico que organice y dé coherencia a la argumentación.
Valorizar las vivencias personales como punto de partida para iniciar la comprensión e interpretación de los discursos literarios, reconociendo la importancia del paisaje afectivo, la lengua coloquial inscripta en un universo lingüístico metafórico que provoque el despliegue de significados añejados en el ser, a través de la incorporación de elementos primordiales que provienen de los mitos, cuyo lenguaje es el símbolo.
Contemplar las posibilidades de transformación que se van produciendo en el sujeto en el devenir, que se dirige hacia la instalación de nuevos proyectos de vida, considerando que en el texto literario se condensan las historias que representan nuestros deseos y proyectan nuestra identidad.
Ofrecer propuestas enmarcadas en un entorno lúdico que surjan como una multiplicidad de resonancias que se producen en el lector en el instante del vínculo con la matriz del texto, lo cual requiere una actitud comprometida y sustentada en una válida formación literaria y transliteraria, ligada a otras artes y disciplinas.
Escenificar el Banquete de los animales del monte que debaten sobre la sombra
Si yo tuviera alas…
Contar por qué los sapos vuelan
Biografía de un dragón soñador
Carta al Minotauro escrita por Ariadna

CONCLUSIONES

Siguiendo a Jerome Bruner, (2004) es preciso comprender cómo el hombre se explica a sí mismo el mundo en que vive, le busca un sentido a través de los sistemas simbólicos que subyacen en los seres imaginarios y figuras mitológicas. Es importante que los niños comprendan que el hombre procura constantemente poner orden en su mundo y que para ello se sirve de herramientas simbólicas que maneja de un modo plenamente racional, que corresponde a su naturaleza humana.
Siguiendo a Bauzá, nos acercamos a una exégesis plural respecto del mito, desde una visión integradora, capaz de aunar diversidad de lecturas; perspectiva abierta, de carácter transdisciplinar y no abroquelada en una determinada postura que coarta las restantes. (238)
“Luego de dos guerras mundiales y de genocidios atroces, es interesante recurrir a este tipo de relatos para ver si es posible recuperar el sentido de la totalidad y, de ese modo superar el escepticismo al que se ve expuesto el género humano en esta etapa de desamparo: el hombre de nuestros días resulta un solitario, extraviado en el laberinto de su propia identidad.”(235)
Mircea Eliade manifiesta que “conocer los mitos es aprender el secreto del origen de las cosas. En otros términos: se aprende no sólo cómo las cosas han llegado a la existencia, sino también dónde encontrarlas y cómo hacerlas reaparecer cuando desaparecen. ( Eliade, 1991:20)
Escribe Ortega y Gasset:”El hombre no es una cosa, sino un drama, un acto […] La vida es un gerundio, no es un participio, es un faciendum, no un factum. El hombre no tiene naturaleza, tiene historia”.

BIBLIOGRAFÍA

Bauzá, Hugo Francisco, Qué es un mito, Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2005.
Bruner, Jerome, Desarrollo cognitivo y educación, Madrid: Morata, 2004.
Chevalier, Jean/ Gheerbrant, Diccionario de los símbolos, Barcelona: Editorial Herder, 1995.
Diel, Paul, El simbolismo en la mitología griega, Barcelona: Editorial Labor, 1991.
Eliade, Mircea, Mito y realidad, Barcelona: Editorial Labor, 1991.
Gadamer, Hans-Georg, Mito y razón, Barcelona: Paidós, 1993.
Ortega y Gasset, ¿Qué es filosofía? Vol.VII. Obras completas. Revista de Occidente: Madrid, 1983.
Pizarro, Cristina, En la búsqueda del lector infinito. Una nueva estética de la literatura infantil. Buenos Aires: Editorial Lugar, 2008.
Roldán, Gustavo, Bestiario, Buenos Aires: Editorial Guadal, 2005.
Roldán, Gustavo, Como si el ruido pudiera molestar, Bogotá: Grupo Norma, 1998. Colección Torre de papel; Serie Roja.
Roldán, Gustavo, Dragón, Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2008.
Roldán, Gustavo, El vuelo del sapo, Buenos Aires: Alfaguara Infantil, 2005.
Roldán, Gustavo, Las pulgas no andan por las ramas, Buenos Aires: Alfaguara, 2006.

Anuncios

Revista trimestral dedicada a la investigación y difusión de la literatura para niños y jóvenes, editada por la Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil.